1

Educar la mirada, aprender la técnica…

Estudio de Carlos Terreros

Tocaba mañana fotográfica y gracias a las actividades paralelas que  organiza GetxoPhoto, pude participar el otro día en el encuentro con el fotógrafo Carlos Terreros en su estudio y la posterior visita al Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao (CFC Bilbao).
La visita al estudio nos permitió conocer el lugar del trabajo del fotógrafo, pero sobretodo charlar de manera distendida sobre su obra y costumbres creativas. Carlos es una persona que domina la técnica, pero que la considera un elemento necesario pero no imperativo. En su estudio, lo primero que salta a la vista es la luz que entra por sus amplios ventanales y la pulcritud y el orden.  Todo está recogido y guardado, porque según nos comentó, había aprendido de la necesidad del orden, en sus primeros años de trabajo en otro estudio y además, este orden le obliga, le permite,  iniciar sus trabajos desde cero, lo que le lleva a nuevos enfoques que, por pereza, no se realizan cuando los focos, los fondos y parte del atrezo ya está colocado.

Carlos Terreros se presenta como un fotógrafo todoterreno que, en su faceta comercial, acepta desde bodas a catálogos industriales, pasando por trabajos a medio camino entre lo profesional y lo artístico en sus múltiples participaciones como foto fija, en proyectos cinematográficos, donde sus retratos de rodaje  recogen el esfuerzo en el proceso creativo.

En su plano artístico, Carlos se reconoce como un experimentador nato lo que actualmente le lleva a dedicar más tiempo a la pantalla del ordenador, a la experimentación de laboratorio,  que a la toma de fotografías.  Sus últimos producciones, aparte del retrato, se han enfocado al estudio de la yuxtaposición de imágenes, bien con la intención de buscar nuevos puntos de vista como en su serie de collages paisajísticos, como en sus últimas obras, de un carácter más pictórico, de la serie Seducción y Caos. No oculta su admiración e influencia de artistas plásticos como Bacon o Escher.Para los que os interese, sus fotografías pueden disfrutarse y adquirirse en la galería Photo Gallery 20 de Bilbao.

Para que no se diga que no me comprometo aquí va la parte de fotoblog:

Para continuar con el programa nos acercamos al Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao, donde su director, Riky Dávila, nos explicó de manera exhaustiva los objetivos y  funcionamiento del centro. Además de escuela-taller, desde el CFC se pretende dinamizar las inquietudes fotográficas de la Villa, que, aunque poblada de artistas de la imagen, no tenía ningún punto de encuentro de estas características. Bilbao puede dar así un primer paso para incorporarse a la escena internacional de la fotografía.

Opina Dávila que nunca ha existido tanto talento fotográfico y a la vez tanta basura visual. Lo importante, resaltó, no es tanto separar el mundo profesional del aficionado (que el entiende que es una mera distinción entre los que venden su trabajo y los que no lo hacen), sino reeducar y alfabetizar la mirada de las personas para que sepan reconocer los distintos valores y funciones de las imágenes.

Las palabras de Riky, excelente comunicador, nos acercaron además,  a los orígenes de la institución, un proyecto levantado con gran tesón, con una propuesta autofinanciada. Un proyecto que ha logrado calar en las esferas municipales, a lo que no es ajena la participación como miembro fundador, de Ernesto Valverde,  fotógrafo desde las entrañas y entrenador de fútbol de profesión. Para los que queráis conocerle como fotógrafo parte de su obra se exhibe en el propio centro, en la sala recién inugurada, dentro de una exposición colectiva que bajo el título de Flores en el Asfalto, nos muestra , además, trabajos de Alberto García Alix, Vicente Paredes, Carlos Cánovas y Aitor Ortiz.

El centro edita trimestralmente la revista Contratiempo, un medio de expresión que conecta la ciudad con el CFC y  el mundo de la fotografía. Para que la comunicación fuera fluida el encuentro terminó con un pequeño aperitivo al que, por desgracia, no puede asistir.  Nada más que añadir, excepto que el propio lugar, ubicado en el antiguo Mercado del Ensanche bilbaíno, tiene su propio valor arquitectónico.

Os dejo mis últimas reflexiones pictóricas del evento:

Etiquetas:  ,

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>